Pobre mosquita muerta

La mosca cojonera no paraba de ponerse encima de mi cara. Intentaba pintar tranquilamente pero no me dejaba en paz. En un despiste, la mosca entró en un bote de pintura roja… El resto os lo podéis imaginar… Claro está que se ahogó y se desangró…

Descansa en paz mosquita muerta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s